El Cochinillo Peregrino

¿En qué consiste?

Gracias al éxito de nuestro famoso y reclamado cochinillo, queremos satisfacer a nuestros clientes con el «Cochinillo Peregrino» directamente de la mano del «maestro asador» Juan Rodríguez Fernández, de nuestro horno a su mesa.

 

Envíos de Cochinillo y Lechazo Asado a toda España.

Realizar los pedidos con 48h de antelación.

 

Una vez el cochinillo a falta de media hora de asado, ha sido sacado de nuestro horno, pasa por un proceso de enfriamiento del mismo. Seguidamente el cochinillo ha sido enfriado, se procede a envasar al vacío lo cual le hará mantener todas las propiedades de nuestro horno. Finalmente se procede a su envío.


Cuando el cochinillo peregrino seleccionado para usted de nuestra hornada llegue a su destino necesitará su remate final para estar en su punto óptimo y crujiente, mientras manténgale en el frigorífico con sus bolsitas de jugo y manteca hasta el momento de consumir.


Preparación:

Una vez ustedes quieran preparar el cochinillo para disfrutar de él, procedan a precalentar el horno a unos 180º-190ºC, una vez adquirida esta temperatura, corte el plástico de vacío y saque el cochinillo de la bolsa e introdúzcalo dentro del horno con la piel hacia arriba en una bandeja de horno con un poquito de agua (preferiblemente una cazuela de barro), así le proporcionará calor de forma completa. Mantenga el cochinillo durante 20 o 30 minutos, controlando durante este tiempo que se va dorando uniformemente.
El siguiente paso, abra la bolsa de jugo del cochinillo y añada medio vasito de agua (unos 50ml.). Caliéntelo y rectifique de sal si lo precisa. Éste es el propio jugo natural del cochinillo desgrasado y tiene que acompañarle siempre en la mesa. Abra después, la bolsa de la emulsión de manteca y viértala en un pequeño recipiente para que coja temperatura.
Pasados los 20 ó 30 minutos indicados, con una brocha de cocina extienda una mano del preparado de manteca por toda la piel del cochinillo y manténgalo en el horno unos 10 minutos más, elevando su temperatura a 200ºC.
Transcurrido este tiempo, observe si su piel está dorada y crujiente, entonces habrá llegado a su punto de asado.
Presente el cochinillo en la mesa entero y para trocearle utilice un plato, así demostrará a sus invitados que el cochinillo está en su punto ideal. Acompáñelo del jugo muy caliente, preferiblemente en un puchero, para que todos los comensales se sirvan a su gusto.
¡Qué disfruten!
Nota: Las indicaciones de temperatura y tiempo son aproximadas y pueden variar en función de la potencia de cada horno.

Muy importante, el jugo siempre se sirve en el plato, nunca por encima del asado.

Conservación:

Nuestro cochinillo se mantendrá en perfectas condiciones de tres a cinco meses, siempre y cuando se conserve refrigerado (entre 0º y 5ºC).